05 noviembre 2015

¡Me quiero independizar!

Llevo poco tiempo trabajando con adolescentes con transtornos de conducta y/o en riesgo de exclusión social y reconozco que estoy aprendiendo mucho más de lo que imaginaba. Entorno a ellos se arremolinan una ingente cantidad de expectativas, inquietudes, retos, inseguridades, aprendizajes, vivencias, sueños... 

La sociedad evoluciona a una velocidad vertiginosa, y si ya es complejo para los adultos adaptarnos a las nuevas realidades, lo es aún más para aquellos que están viviendo un momento personal tan poliédrico como es la adolescencia. Y, cómo no, se exponencia en aquellos casos en los que están presentes diagnósticos psicológicos y/o entornos sociales desfavorecidos, conductas disociales, patrones familiares disfuncionales...

En este sentido, observo en los chavales con los que trabajo (de 14-15 años) una acuciante necesidad de independencia respecto a los adultos con los que conviven. Pero esta necesidad no se podrá materializar, probablemente, hasta dentro de unos cuantos años por razones económicas y/o laborales.

¡Cómo ha cambiado la historia! Sólo una generación anterior se planteaba irse de casa cuando era mayor de edad y tenía algún trabajillo en ciernes. Podía ser sola, en pareja o con amigos pero intentabas hacer un cambio con cierta solidez. Ahora algunos adolescentes hablan de vivir de okupas, realizar pequeños "chanchullos" rozando la legalidad (o acciones claramente ilegales) para salir como sea de un entorno que a veces viven como opresivo, hostil o excesivamente controlador. Y no sólo hablo de los chicos y chicas con los que trato; en el instituto donde trabajo hay más de 700 alumnos y esta reflexión también es fruto de las inquietudes que observo en el resto de profesionales.

Es evidente que no hablamos de todos los adolescentes y que existen infinidad de realidades pero desde mi precaria experiencia detecto una diferencia en cuanto a ritmos y retos vitales entre generaciones. Si hace unos años empezabas a trabajar con 17-18 años y te conformabas con lo necesario para poder mantenerte sin pedir dinero a tu familia, ahora muchos quieren trabajar cuanto antes (aunque no tengan la edad legal), con un sueldo más que generoso, para independizarse bastante antes de la mayoría de edad. Lo importante no es tanto empezar una nueva etapa vital como huir de la actual.

Existe entonces un desajuste importante entre los anhelos de muchos jóvenes y la realidad imperante. Si es complejo encontrar empleo teniendo formación y experiencia, lo es mucho más sin tener ni tan siquiera los estudios básicos obligatorios finalizados y mucho menos experiencia laboral. Si además no se posee la edad mínima legal y las expectativas pasan por sueldos imposibles, el sentimiento de frustración aflora con mucha facilidad. Otro tema a abordar es cómo preparamos a esos jóvenes para afrontar esta frustración y qué herramientas ofrece la sociedad para mitigarla.

Y cuando la realidad no acompaña, algunos de ellos tomarán los atajos que sean necesarios para conseguir sus objetivos. Si el entorno social del menor no es el más óptimo, no se poseen las estrategias adecuadas o las figuras de autoridad no canalizan esos anhelos, existe una alta probabilidad de que se produzcan conductas disruptivas que dificulten, aún más, su empoderamiento como ciudadanos de pleno derecho.

15 octubre 2015

Formació d'àmbit social


Noves activitats al catàleg en col·laboració de Serveis Formatius L'Om amb Quorum Social. Inscripció oberta!!
Hem incorporat dues noves formacions al nostre catàleg en col·laboració amb Quorum Social; ja les podeu sol·licitar com a formació a mida per a la vostra entitat, i durant el mes de novembre les oferim també en format seminari a Girona i Barcelona: 

Diversitat familiar: eines per a l'acció socioeducativa - Girona - Inscripcions fins el 17 de novembre. 


Transitant del centre residencial a la família d'acollida o adopció - Barcelona - Inscripcions fins el 20 de novembre.

Per a qualsevol consulta al respecte no dubteu en contactar amb nosaltres.

Formacions Aula Virtual
 
Foniatria i educació de la veu - Matrícula continuada - Format On Line.
 
 
 
 
El llenguatge infantil: trastorns i abordatge -  Matrícula continuada - Format On Line.


Canalitzar emocions negatives - Matrícula continuada - Format On Line.

       
La psicoestimulació en la Gent Gran - Matrícula continuada - Format On Line 

 
Coaching i lideratge - Matrícula continuada - Format On Line.


Resiliència: l'art de superar les adversitats - Matrícula continuada - Format On Line.
Més informació
 
 
Claus per a una comunicació de qualitat per correu electrònic - Matrícula continuada - Format On Line.
Més informació
 
 
Habilitats directives a les entitats socials i educatives - Matrícula continuada - Format On Line.

Gestió positiva de l'estrès: recursos pràctics - Matrícula continuada - Format On Line.

La gestió del temps: tècniques i instruments - Matrícula continuada - Format On Line.

*Totes les nostres formacions virtuals s'ofereixen en català i castellà, a escollir pel participant.
Ben aviat:
- Logopèdia en la Gent Gran.
- El conte com a  eina educativa.
Tècniques i instruments per a la gestió de projectes.
 
Seguiu atents/es a les novetats, us en mantindrem informats/ades.
 
Informacions d'interès
- Càpsula: Els jocs de taula moderns com a eina educativa - Delegació del CEESC a Girona - Girona, 15 d'octubre Més informació
- Jornada pràctica "La lluita contra els maltractaments a les persones grans: un treball en xarxa" - Fundació Campus Arnau d'Escala - Girona, 16 d'octubre - Més informació
- 3r Congrés del Lleure Educatiu "La contribució del lleure educatiu en el segle XXI" - Fundació Pere Tarrés - Barcelona, 16 i 17 d'octubre -  Més informació
- Conferència "Conductes de risc a l'adolescència" - DIXIT Vic i Grup de Recerca SaMIs - Vic, 20 d'octubre - Més informació
- Conferència "El benestar de les persones amb discapacitat intel·lectual i necessitat de suport generalitzat" - DIXIT Girona - Girona, 22 d'octubre - Més informació
- II Jornades sobre l'adopció - Palafrugell, 24 i 25 d'octubre - Més informació
- Conferència "Confidencialitat en la intervenció social" - DIXIT i l'Institut Borja de Bioètica_URL - Lleida, 30 d'octubre - Més informació

02 octubre 2015

La educación social en la esfera pública. El reconocimiento social de la profesión

Este ha sido, desde el principio, un debate que creo ha obtenido sus resultados. De este modo, ya encontramos la figura del educador social en centros cívicos, esplais, centros residenciales y abiertos, centros de día, prisiones, en la educación formal e informal, en la atención precoz y la prevención terciaria... y cada vez encontramos menos personas que desconocen que existimos.

Se realizan charlas informativas explicando a los futuros estudiantes en qué consiste la carrera universitaria, qué salidas profesionales tiene y qué impacto social provoca. En la prensa y medios digitales van apareciendo figuras destacadas de nuestro ámbito que dan a conocer aún más el papel que desarrollamos en la sociedad y cada año, el Día Internacional de la Educación Social tiene más participación y repercusión en las redes sociales (este año con el hashtag #Edusoday2015).

Pero no nos podemos quedar en este punto. Necesitamos reforzar nuestro papel, hacer valer nuestras funciones y luchar por una formación continua de calidad. Todavía nos encontramos con situaciones en las que nos requieren como "chicos / as por todo", que no nos ubican demasiado bien en las entidades o que les cuesta integrarnos en el funcionamiento cotidiano de las organizaciones. Nos siguen confundiendo con Trabajo Social, Educación Especial o con Integración Social... todo lo que evoca a temas sociales se sigue mezclando y desdibujando.


Así que me cuestiono... ¿qué hacemos como profesionales para reivindicar nuestro papel? ¿Lo sabemos hacer? ¿Lo hacemos realmente? ¿Ante quién nos presentamos y cómo? A veces (quiero pensar que pocas), nos centramos en la queja, la protesta, la reivindicación pero no elaboramos discursos socioeducativos sólidos, no generamos dinámicas proactivas que ayuden a una correcta identificación de la educación social. ¡Hasta a nosotros mismos nos cuesta explicar lo que hacemos y cómo lo hacemos!

Por ello, la autocrítica es esencial en el crecimiento personal y profesional, individual y colectivo y por tanto es necesario que nos planteemos, parafraseando a John F. Kennedy, "no te preguntes qué puede hacer la Educación Social por ti. Pregúntate qué puedes hacer tú por la Educación Social "


"A continuación se indica un enlace donde poder disfrutar de todas las aportaciones que los y las compañeros/as elaboraron en sus respectivos blogs. ¡Os animo a leerlos! Carnaval de blogs"


15 noviembre 2014

Adolescentes conflictivos...con potencialidades

Desde hace un par de meses trabajo con adolescentes conflictivos: expulsados de los institutos, con problemas de consumo de sustancias psicotrópicas, impulsivos, con actos de violencia a sus espaldas, con diagnósticos diversos... El objetivo es ofrecer las herramientas necesarias para que obtengan el graduado escolar y reducir los episodios disruptivos.

El entorno familiar suele sentirse desbordado por la situación; sufren los escarnios de los menores, han probado diversas acciones con ellos y casi nada ha funcionado. Los años pasan y las situaciones conflictivas sólo hacen que crecer. Este tipo de realidades suelen provocar más agresividad en los adolescentes que, unido a la etapa vital que viven y la situación actual de la sociedad, perfilan un futuro incierto.

Una vez enmarcado el ámbito donde trabajo, me gustaría destacar un hecho que ayer mismo me impactó. Uno de los chavales, de 15 años, quiso salir de la clase. "Estoy rayado, me voy". Lo cogí a parte y le pregunté qué sucedía. Estaba convencida que algún comentario de los compañeros o la temática de la clase (tocaba matemáticas) había provocado esa reacción pero la motivación estaba lejos de estar relacionada con ese momento concreto.

Textualmente me dijo: "Es que soy un analfabeto, un inútil. Con 15 años y aún no sé leer
bien. Voy a clases de repaso y no sirve de nada. Tiene razón mi madre cuando me dice que acabaré como un vagabundo". El tono empleado fue lastimero y apagado, convencido de lo que estaba diciendo. Miré de disuadirlo destacando sus potencialidades: es muy hábil con las manos, le encanta el bricolaje y la jardinería, tiene una memoria excelente y un alto sentido de la responsabilidad. Se presta voluntario a ayudar en las tareas del centro y su sentido del humor es genial. Es educado, respetuoso con las figuras de autoridad y el grupo de iguales.

Pero a pesar de esta enumeración, el adolescente tiene muy interiorizado que no sirve para nada. En una cultura donde la "titulitis" tiene un papel protagonista, aquellos que no destacan en el mundo académico se ven en inferioridad de condiciones. Los trabajos manuales son entendidos como de menor calidad y superfluos, peor considerados y destinados a los que no llegan a unas calificaciones suficientes.

No sé si el sentimiento de este alumno será compartido por muchos más adolescentes pero me gustaría poder demostrarles que la sociedad adulta donde están a punto de entrar les valorará por sus cualidades humanas y no por las notas de final de curso. Me gustaría poderles asegurar que podrán ir con la cabeza bien alta sin necesidad de tener una carrera o dos posgrados. Que su entorno se sentirá orgulloso de ellos si se comportan como personas responsables, trabajadoras, maduras, comprometidas, solidarias... aunque no ejerzan como médicos, abogados o científicos. 

Me gustaría poderles mostrar casos exitosos actuales, que salgan por la televisión y en la prensa, reconocidos, de trabajadores como panaderos, comerciantes, feriantes, jardineros, pastores, paletas, camioneros, mozos de almacén, teleoperadores... Pero hasta ahora mi búsqueda no ha obtenido resultados.

02 octubre 2014

¿El educador/a social nace o se hace?

Esta cuestión aparece casi invariablemente a lo largo de la formación y experiencia de un profesional ligado a la Educación Social pero yo me pregunto... ¿Sucede lo mismo en disciplinas como la Arquitectura, la Escultura, la Peluquería, la Mecánica o el Fútbol? Lo digo porque tengo la sensación de tener que justificar con demasiada frecuencia quién "puede" o no "puede" ser educador/a social.

Dicho de otra manera... si entendemos que el profesional nace, afirmamos con rotundidad que en tu cadena de ADN debe aparecer una serie de rasgos mínimos para poder ejercer. Si no aparecen en tus cromosomas, "lo siento pero dedícate a otra cosa". Si nos convencemos que el/la educador/a social se hace implica que cualquier persona, en cualquier circunstancia, puede llegar a ejercer de forma profesional. ¿Alguna de las dos respuestas es la válida o cabría introducir una "tercera vía" (parafraseando la posición de ciertos partidos políticos respecto a la independencia de Cataluña)?

Como me gusta llevar la contraria y crear un poco de controversia,
optaré por esta última opción. En mi humilde opinión, para ejercer de forma profesional cualquier disciplina, se necesita de alguna cualidad o facilidad para desarrollar los contenidos y las destrezas necesarias pero también se requiere de formación y esfuerzo para llegar a trabajar con eficiencia.

Pongamos el ejemplo de la Escultura. ¿Todo el mundo puede estudiar Bellas Artes? Creo que sí. ¿Todo el mundo puede ser un buen escultor? Creo que no. Las técnicas pictóricas pueden ser aprendidas de memoria pero tener una determinada sensibilidad, paciencia, sentido de la belleza y de la expresividad plástica es importante. ¡Yo no me veo haciendo una escultura por muchos cursos que hiciese!

También es cierto que ciertas habilidades y estrategias se aprenden y se desarrollan con la formación y la experiencia. No existe un manual "del buen educador/a social" pero sí unos mínimos a tener en cuenta; algunos de ellos aparecen de forma explícita en el Código Deontológico de la profesión y deberían revisarse de vez en cuando para no caer en actitudes demasiado paternalistas ni conformarnos con lo que ya sabemos y conocemos.

Creo que como en nuestro campo de trabajo la reflexión es necesaria, les damos demasiadas vueltas a temas que deberían no inquietarnos tanto. ¡Cómo nos gusta pensar y repensar conceptos, ideas, contenidos y estrategias a los/as educadores/as sociales!

¡FELIZ DÍA DE LA EDUCACIÓN SOCIAL A TOD@S!