24 abril 2009

¿Quién cuida al cuidador?




En el Grupo de Educación Emocional que hemos constituido, queremos abordar un aspecto que muchas veces parece olvidado en la educación social: cuidarnos a nosotros mismos. Estamos acostumbrados a decir a los demás lo que es mejor para ellos, lo que implica un comportamiento normalizado, el peligro de ciertas conductas, la necesidad de expresar las emociones... pero ¿cuántos de nosotros se ha preguntado cómo lo aplica uno/a mismo/a?

Este es uno de los aspectos que queremos trabajar en el programa de Educación Emocional (título provisional) para trabajar con internos/as de los centros penitenciarios de Catalunya (España). Y aunque en un principio parece sencillo (somos profesionales y tenemos claro lo que tenemos entre manos... ¿o no?) a la hora de la verdad surgen preguntas complejas de responder:
  • ¿Soy consciente de las emociones que me causan más impacto?
  • ¿Tengo estrategias para superar estados de ira, enojo, frustración, rabia...?
  • Si alguien me pidiese que diferenciara entre "ira" y "odio", ¿podría responder sin balbucear demasiado ni pedir un portátil con WiFi?
  • ¿Cómo reacciono frente a situaciones de estrés extremo? ¿Y de rabia?
  • ¿Cómo me influye mi entorno a la hora de gestionar mis emociones?
  • ¿Soy consciente que en mi trabajo tengo que elaborar contínuos procesos de duelo?
  • ¿Tengo claro qué tipo de canalización me puedo permitir como educador/a social?
  • ¿Soy consciente que mis emociones influyen decisivamente en la forma en que hago mi trabajo?
  • ¿Sé controlar aquellas emociones que pueden causar efectos nocivos en los demás, sobre todo como profesional de la educación?
  • ¿Soy coherente entre lo que digo y lo que hago en referencia a la identificación, gestión y canalización de las emociones?
  • ...
Y así un sinfín de preguntas que ahora mismo tenemos en el aire.

Contamos con Carmen Boix i Casas, docente y terapeuta emocional, que realiza talleres vivenciales que espero nos arroje un poco de luz a todas estas cuestiones que creemos tienen que ver directamente con nuestra labor profesional y que hasta ahora, muchos de nosotros/as habíamos dejado de lado.