04 mayo 2009

La formación de nuevos educadores


Algunos de los que trabajamos como educadores sociales tenemos la opción de tutorizar a alumnos que están en periodo de prácticas de la carrera. Para muchos puede parecer pesado tener a una persona "colgada" de la cintura todo el tiempo pero para otros implica tener "savia nueva", reflexionar sobre el trabajo cotidiano que llevamos a cabo, replantear algunas premisas... por no hablar de la función de formación a nuevos profesionales.

¿A cuántos de nosotros nos hubiese gustado tener la oportunidad de conocer un determinado ámbito profesional antes de empezar a trabajar? ¿Cuántos compañeros/as han dado tumbos profesionales de un lado a otro hasta encontrar aquello que buscaban? ¿Cuántas veces hemos "probado" diferentes tipologías de usuarios hasta encontrar aquél con el que estamos cómodos? Tutorizando a alumnos en prácticas damos la oportunidad de enseñar lo que se hace en la práctica, en el día a día y, de paso, cuestionarnos la tan temida premisa: "¿por qué se hace esto así?"; a veces la respuesta es tan simple que asusta: "porque siempre se ha hecho de la misma manera". ¿No sería hora de reformular viejas instrucciones? ¿No sería necesario, por nuestro bien y por el de nuestros usuarios, que revisásemos algunas directrices, procedimientos, circuitos...?

Este año, después de reflexiones y conflictos internos, he decidido presentarme como tutora para el próximo año escolar. No sé qué tipo de alumno sale actualmente de las facultades de educación social pero de lo que estoy segura es que estarán tan asustados e inseguros como yo lo estuve hace ahora... unos cuantos años.