20 mayo 2009

Ámbitos profesionales

A menudo los educadores sociales trabajamos codo con codo con psicólogos, trabajadores sociales, monitores, maestros ... cada uno con unos objetivos, con una metodología, con un campo de acción propio. Pero en demasiadas ocasiones los ámbitos se cruzan, se mezclan, se confunden, sobre todo con los psicólogos. En un curso sobre drogodependencias que realicé hace poco nos indicaron que la "diferencia" estriba en la pregunta que nos hacemos como profesionales. Mientras que el psicólogo se pregunta "POR QUÉ" (por qué el usuario se comporta de esta manera, por qué ha llegado a estos límites, por qué no se ha actuado antes...) el educador se centra en el "CÓMO" (cómo podemos ayudarle, cómo aprenderá ciertas herramientas, cómo se enfrentará a ...).

Dicho de otro modo, mientras el psicólogo se centra (en la mayoría de ocasiones) en el pasado del individuo para entender el presente y el futuro, el educador se centra en el futuro para poder ofrecer herramientas en el presente. Aunque parezca un juego de palabras, creo que es por este camino por el que debemos andar; está claro que debemos trabajar en equipo, cooperar con todos los agentes que influyen en la trayectoria vital del individuo, pero debemos tener claro nuestras metas, nuestro papel como profesionales sociales.

Y eso, al fin y al cabo, repercute directamente en la calidad de nuestro servicio y, por tanto, en la mejora de nuestro educando.